Hoy en día cuando América afronta un pico alto de contagio por el COVID-19, que está afrontando con entereza y responsabilidad, los gobiernos hacen grandes esfuerzos para superar este flagelo, pero tienen otro gran reto, que es de superar y reactivar la economía de la región y enfrentar el desempleo.

Así, la pregunta de todos es: ¿pero qué podemos hacer para activar la economía y rescatar las empresas que se han visto afectadas? Pues una opción que puede ayudar a activar las economías de los países iberoamericanos es la franquicia.

Este modelo exitoso es una actividad de negocio donde todos nos ayudamos, unos ponen recursos y trabajo y otros colocan marca, saber hacer, experiencia, productos, entre otras cosas. De esta manera, los recursos no salen solamente del Estado sino de nosotros mismos. De las personas que se quedaron sin trabajo y tienen ganas de trabajar y están dispuestos a poner todo de su parte para sacar adelante a sus familias.

También los empresarios, que están dispuestos a renovar sus compañías y cuentan con valores importantes como la marca, productos, experiencia, clientes, pero necesitan recursos y gente que esté dispuesta a aprender para que, unidos, salgan adelante.

Asimismo, a los gobiernos que buscan alternativas para la reactivación económica, les queda muy sencillo apoyar con acciones en capacitación y recursos para fortalecer las franquicias, ya que es una gran opción para generar empleo rápidamente y activar la economía, pues una franquicia nueva genera de tres a 10 empleos directos nuevos y activan sectores como el inmobiliario, la construcción, alimentos, fabricación de productos, domicilios, tecnología, entre otros servicios. Y, como es bien sabido, la gran mayoría de países en América depende económicamente de las pequeñas y medianas empresas, que suman más del 90% de la economía de un país.

Las pymes son las empresas que van a mandar la parada post COVID-19, pues son las llamadas a reactivar los países regionalmente, son los que activan un pueblo pequeño, una ciudad mediana o una gran urbe, y generan recursos para su país de manera rápida y localmente. Esta debe ser de las grandes estrategias que los gobiernos apliquen para potencializar las empresas y, entre todos, ayudar a salir adelante en nuestra región.

Por tal motivo, las franquicias van a jugar un papel preponderante en la reactivación, pues este modelo puede salvar un sinnúmero de empresas, generar muchos de los empleos que se perdieron, potenciar los recursos económicos y generar entre todos –gobierno, empresas privadas y personas del común– un solo fin, que es volver a sacar adelante nuestros países.

Pero hay que hacerlo bien y por eso es vital buscar organizaciones como Front Consulting International – FCI, una red presente en 23 países de Iberoamérica, que conoce cada mercado y tiene la experiencia para apoyar a las empresas y emprendedores a salir adelante y volver a tener el sueño de alcanzar el éxito empresarial.

Fuente: Ramón Wilches, FCI Colombia

Abrir chat