Día a día nos llegan personas que buscan un futuro diferente, que quieren emprender, que desean un buen salario con poco riesgo, personas que luego de sufrir un despido ponen un autoservice, un kiosco, un microemprendimiento gastronómico que será “innovador, único y novedoso” y luego es la pesadilla de correr atrás de las cuentas, la comercialización, la estructura de precio, etc.

Cuando ofrecemos la posibilidad de adquirir una franquicia nos preguntan sobre el costo de la inversión y el Fee de ingreso. Luego del manejo de esos números, la excusa es que es muy costoso. Pero, creemos conveniente analizar  el concepto de “costoso”, en este caso.

Por ejemplo cuando le hablamos de gastronomía que debe de tener 3 hornos de cierto tamaño, se refuta diciendo “si yo lo hago por las mías, arranco con uno solo” o cuando le decimos que un franquiciante lo asesora para instalarse en el mejor lugar debido a su expertise, nos refutan diciendo “si yo lo hago, lo hago en el garaje de mi casa y no gasto en un local”.  Entonces la duda que surge es ¿Usted quiere adherirse a un modelo exitoso, o quiere un emprendimiento personal con mayor riesgo?

Cuando usted adquiere una franquicia, sabe qué equipos son necesarios, qué stock inicial necesita adquirir, lo que lleva a minimizar pérdidas por falta de ventas (si compra de menos) y minimiza las pérdidas por materia prima deteriorada (si compra de más).

Una franquicia ya sabe cómo funciona la publicidad de ese tipo de empresas, ya ha pautado bien y mal (se ha equivocado y ha aprendido), lo que hace que promocionar la franquicia que usted adquiere, sea más eficiente.

Ahora bien, si usted realiza su emprendimiento personal, sume el gasto de hacer un logo, registrar la marca, realizar el material publicitario, la fotografía de los productos, la realización del sitio web, el dinero gastado en las redes sociales, el posicionamiento de la marca, recetas y formas de ventas, estrategias de marketing. Luego de eso, compárelo con lo que usted gastaría por el concepto de Fee de ingreso de la franquicia  (que no está dentro de la inversión) y pregúntese cuál es más costoso, comparado con el riesgo asociado.

Pero si todavía no se convenció, usted llegará al punto de equilibrio de forma más rápida que en un emprendimiento propio porque la marca genera mayor volumen de ventas por su posicionamiento natural; pero además usted accederá a costos menores, como consecuencia de los beneficios de la economía de escala.

En resumen: Si usted es una persona que está haciendo cuentas para poner un emprendimiento, no piense sólo en la inversión inicial; saque cuentas de cuánto puede ganar en el largo plazo, con la adquisición de una franquicia.

Abrir chat