El presente documento fue elaborado por Juan Carlos Fallas de Franquicias 506, socio costarricense de Svet y miembro de Front Consulting International FCI

¿Quiere hacer realidad el sueño de su vida de tener su negocio propio, pero al mismo tiempo quisiera minimizar su riesgo de fracaso, asegurar una rentabilidad mínima y esforzarse lo menos posible en la definición del concepto de negocio?

Es posible lograrlo mediante una franquicia. Ello consiste en replicar varias veces un negocio probado y exitoso, del cual usted puede adquirir “una réplica” mediante un acuerdo con el dueño de la marca. Al franquicitante le conviene hacer crecer su negocio con la menor complicación operativa posible, para ello documenta todo el know how de su negocio y lo cede a un tercero a cambio de un pago.

Eso sí, antes de adquirir una franquicia medítelo bien y para ello le brindo algunos consejos:

  1. Examine muy bien sus motivaciones. ¿Lo que quiero es independencia y flexibilidad de horario? ¿Es un proyecto para compartir en familia? ¿Es para cuando me jubile? ¿Responde a una oportunidad de acogerse a la movilidad laboral? ¿Cómo se visualiza dentro de 5 ó 10 años? Recuerde: Lo más importante en la vida es usted y su familia.
  2. Analice honestamente sus habilidades, aptitudes, preferencias y niveles de compromiso. Pregúntese: ¿En qué soy hábil? ¿En qué tengo experiencia? ¿En qué tipo de negocio me sentiría a gusto? ¿Qué horario requiere el negocio que me gusta, estoy dispuesto a asumirlo? Recuerde: Lo mejor es trabajar en algo que le guste y si le apasiona mucho: mejor.
  3. Determine sus expectativas financieras. Pregúntese: ¿De cuánto es mi presupuesto familiar? ¿Cuánto dinero puedo invertir de mis propios recursos? ¿Si requiero crédito, cumplo con las condiciones para ser financiado por un banco? ¿En cuánto tiempo espero recuperar la inversión? ¿Qué rentabilidad espero obtener? Recuerde: Usted pone un negocio para tener un determinado nivel de vida, si no lo logra las frustraciones personales y presiones familiares pueden ser muy fuertes. Tampoco se trata de arriesgar su patrimonio, no es una apuesta, es un riesgo meditado.
  4. Haga un inventario de oportunidades disponibles. Investigue y discrimine. No pierda tiempo en modelos de negocios que no le gustan o están fuera de su presupuesto. Consultas en Internet, asistencia a ferias o contratación de consultores especializados pueden apoyarle en esta etapa y prevenirle de disgustos.
  5. Antes de decidir, examine profundamente. En esta fase lo mejor es la contratación de expertos en franquicias que le valoren el desempeño de la marca, quiénes son los franquiciantes, si la oferta se ajusta a lo requerido para un buen funcionamiento del negocio, si el contrato es un trato balanceado, si el precio es justo. Recuerde: Si usted compra un auto usado primero le pide a un mecánico que lo valore. Con mayor razón si va a invertir sus ahorros.
  6. El asunto no termina con la firma del contrato. Algunas franquicias han realizado sus estudios de mercado y ya tienen locaciones predefinidas; otras le dejan que usted elija la ubicación. Asesórese con expertos en este tema, no lo deje a su intuición. El punto de venta es muy importante y debe estudiarse con detenimiento, no es una decisión al azar.
  7. Considere los tiempos de preapertura. Acepte lo que no pueda cambiar, en Costa Rica los trámites de permisos de salud, patente municipal y otros se toman su tiempo, mientras tanto el pago del alquiler no se detiene.

Una franquicia puede ser su puerta a la independencia, pero no quiere decir que se administra sola. La franquicia requiere de su esfuerzo.

El presente documento fue elaborado por Juan Carlos Fallas de Franquicias 506, socio costarricense de Svet y miembro de Front Consulting International FCI.

Abrir chat