Hoy en día se estima que sobre el 80% de las pymes se ha visto afectada por COVID-19, en donde muchos empresarios y emprendedores han sido los mayores afectados dado el debilitamiento financiero, e incluso algunos han batallado para evitar la quiebra de empresas y el despido de sus trabajadores. Las grandes dificultades que las empresas tienen hoy, además de una disminución significativa en las ventas, son los altos arriendos y los pagos de las cotizaciones de los trabajadores.

Las franquicias como ayuda al problema de la contingencia sanitaria, no solamente son una atractiva estrategia de crecimiento para las empresas, sino que, además, son fuentes generadoras de empleo y capital, elementos que son fundamentales tanto para los empresarios como para todos aquellos quienes buscan trabajo en este desafiante año.

La fuerte crisis financiera que están atravesando las pymes, sobre todo las cadenas que tienen varias sucursales, pueden tener una atractiva solución utilizando el sistema de franquicias. Esta herramienta consiste en traspasar locales que están funcionando a nuevos franquiciados, lo que generaría varias cosas positivas, siendo las principales, un fuerte ingreso financiero a la empresa y la oportunidad para que un interesado en la franquicia, comience a operar un negocio que está en funcionamiento, lo que significa una drástica disminución del riesgo.

Paralelamente a este crecimiento, está la oportunidad de abrir tiendas nuevas, para lo cual, se están encontrando excelentes ubicaciones que jamás se habrían desocupado en tiempos normales con arriendos muy razonables, gracias a la buena predisposición que han demostrado los inversionistas inmobiliarios y centros comerciales, producto de la pandemia.

También está la posibilidad de adquirir empresas funcionando del mismo giro en otros países, ampliando internacionalmente los límites del crecimiento de una empresa. Para ello se puede contar con todo el conocimiento y profesionalismo de FCI – Front Consulting International, la red de consultoras de franquicias más grande de Iberoamérica y Europa.

El escenario post COVID-19 será complejo en materia económica, pero quienes vean la oportunidad en las franquicias, ya sea estructurando empresas a este sistema o adquiriendo franquicias, contará con una gran oportunidad para otorgar nuevos empleos, crecer en industrias debilitadas como el retail, ganar participación de mercado, reconocimiento de marca, bajos canon de arriendo, “know how” del negocio, invertir en un modelo menos riesgoso, oportunidades de crecimiento a través de formatos delivery, entre otros beneficios.

Las franquicias pueden tener un papel relevante en la reactivación económica porque estas hacen posible la creación de nuevos empleos y por ende nuevas utilidades, pero a su vez también implica sumergirse en los grandes desafíos que los empresarios enfrentan hoy en día, los cuales, de contar con una buena visión y responsabilidad, obtendrían como resultado una atractiva solución a tales problemas.

Autor: Felipe Daccarett M., FCI Chile

Abrir chat