Hay cuatro escalones diferentes de valores al tiempo que la gastronomía y el rubro textil son los preferidos.

En Uruguay hay cuatro escalones de valores en el sector de las franquicias: el primero ronda en los US$20.000, el segundo tiene un valor de US$ 35.000, el tercero de US$ 50.000 y también existe un cuarto nivel que puede ascender hasta los US$ 70.000. En un estudio realizado por la consultora uruguaya SVET también se da cuenta de la existencia de las microfranquicias que valen US$ 10.000 lo que consiste en un modelo de menor valor de inversión y, por lo tanto, de menor alcance.

De acuerdo al relevamiento de SVET entre las franquicias más caras del mercado local se encuentra Marcel Calzados en el entorno de los US$ 70.000 luego le sigue la empresa de empanadas Don Pedro, fundada en Ciudad de la Costa con un valor de aproximadamente US$ 35.000; en tercer lugar con el mismo valor que la anterior está Market.com.uy – un retail de teléfonos celulares y accesorios tecnológicos.

Por otra parte también hay franquicias locales que están en el primer escalón de acuerdo a su valor como ser la marca de indumentaria femenina Reina Urbana y la escuela de robótica uruguaya RoboProk en ambos casos se habla de unos US$ 20.000. En tanto el estudio no especifica si hay casos de microfranquicias en el ámbito local.
Las marcas que están comercializando las franquicias tienen diferentes renta e inversiones. Los periodos de recupero de la inversión se estima entre 15 y 24 meses en pesos constantes.

Desde SVET sostienen que hay marcas interesadas en llegar a Uruguay, sobre todo motivadas por el buen desempeño que ha tenido el país ante la pandemia de coronavirus. Dentro de las compañías que señalan se destacan algunas como los servicios de Spamanos de Venezuela o D-Uñas  de España, ambas empresas se encuentran dentro del rubro de la belleza y la estética.


Un negocio en auge

El director de SVET, Alexei Yaquimenko comentó a El Observador que en la actualidad el negocio de la franquicia está «en auge», esto se da por dos factores: el primero es que algunas personas perdieron sus trabajos y decidieron invertir sus ahorros en un negocio franquiciado. La segunda razón, según Yaquimenko es que este tipo de negocios dan más certezas que otros y pueden llevarse adelante en medio de un revés económico, como el provocado por el covid-19.

De cara al corto plazo se espera que esta tendencia siga creciendo dentro de Uruguay, dado que genera más certidumbre que «salir a buscar un empleo y hoy por hoy es muy difícil de reinsertarse en el mercado laboral» dijo el directivo.

En tanto especificó que al ser un momento de «zafra» para las noticias genera el tiempo suficiente para poder ahorrar en caso de que exista una bajada en los próximos meses.

Los rubros  los rulos que suelen ser «franquiciables» son el retail, el calzado y la industria textil así como también la gastronomía. Según dijo Yaquimenko casi todas las franquicias uruguayas suelen concentrarse en lo textil y lo gastronómico de igual modo también hay algunas consultas, pero en menor medida sobre otros sectores del como el retail.

Por otra parte, el interior del país también está comenzando a ser protagonista en el sector de las franquicias. Esto sucede porque muchas marcas nacen por fuera de la capital, así como también existe una puja muy grande para poder instalar franquicias lejos de los límites montevideanos. «Con el cierre de las fronteras en algunos departamentos se comenzó a invertir para tratar de reactivar el mercado» comentó Yaquimenko.

Sucede lo mismo en el centro del país, pero en este caso motivado sobre todo por la llegada de la segunda planta de UPM a Uruguay. Para Yaquimenko, las franquicias están lejos de ser una moda, sino que llegaron para quedarse, impulsadas por la facilidad de tener algunos aspectos del negocio ya resueltos. «Tenés la comercialización, el público objetivo, hay también un trabajo de marca detrás» explicó.

FUENTE: https://www.elobservador.com.uy/nota/-cuanto-valen-las-franquicias-uruguayas–20209281690

Abrir chat